El hipérico y sus efectos antidepresivos

Todo sobre plantasTodo sobre plantas: cuidados, tipos, trucos

 

Hipérico, hierba de San Juan, hipericón, corazoncillo o sanjuanera son algunos de los nombres con que se conoce a esta planta mística. Su nombre científico, Hypericum perforatum, hace referencia a unos orificios que son visibles en las hojas cuando se las mira a contraluz, y que corresponden a unas glándulas de aceite.

El hipérico es una planta herbácea que puede mantenerse viva durante varias temporadas (perenne).

La planta presenta un porte erguido y muy ramificado desde la mitad de su altura, que puede alcanzar entre 20 y 100 cm. Los tallos son granulosos y asurcados.

Las hojas, numerosas, pequeñas y opuestas, son de un color verde brillante y forma ovalada que se asemeja a corazoncillos, de ahí una de sus nominaciones populares.

Las flores, numerosas y pequeñas, son de color amarillo intenso y emergen de los extremos superiores de la planta.

Los frutos son unas duras cápsulas que en su interior contienen un gran número de semillas de color negruzco. Si se presionan, segregan un jugo de color rojizo, que tiñe los dedos de un color violáceo, a causa del aceite esencial que las impregna.

El hipérico se cosecha cuando la planta presenta su floración, lo cual sucede entre mediados de Mayo y finales de Junio.

La tradición marca la celebración del día de San Juan, el 24 de Junio, como la fecha más adecuada para la cosecha. Y de ahí proviene otra de sus denominaciones habituales, la de hierba de San Juan.

Se recolectan las flores, por contener el mayor porcentaje de aceite esencial, desde la parte media y alta de los tallos a los ramilletes de flores. Se deja secar extendida sobre lonas o bien se cuelga en ramilletes pequeños, siempre a la sombra, y se conserva troceada, en frascos herméticamente cerrados.

Flores del hipérico

Historia del hipérico, sus leyendas y tradiciones

El nombre de hipérico debe su origen a la palabra griega Hypericon, cualidad saliente de la planta que alude a su fuerza para ahuyentar los malos espíritus y las apariciones aterradoras. La tradición mística cuenta que la planta surgió de la sangre de San Juan Bautista, que luego sería conservada en en un cáliz sagrado como un bálsamo contra el mal.

Hipócrates ya recomendaba el uso del hipérico como remedio tonificante y antiinflamatorio.

Se conoce que los griegos y los romanos lo usaban para tratar quemaduras e infecciones cutáneas.

En la época medieval se le confirieron poderes mágicos para contrarrestar los hechizos de las brujas.

Los tratados herbolarios europeos llevan siglos remarcando las bondades del hipérico en el tratamiento de heridas y afecciones internas y externas, entre las que se incluían la melancolía y la apatía, y este conocimiento era transmitido entre generaciones. En algunos países europeos, como Alemania y Dinamarca, donde el interés por la medicina natural se ha mantenido en el tiempo a pesar del dominio de la medicina convencional, el hipérico se continúa consumiendo diariamente, como un tonificante general.

Principios activos del hipérico

Recientes investigaciones han devuelto al hipérico el mérito acorde a sus notables propiedades medicinales y, actualmente, sigue ganando terreno como una alternativa válida a ciertos tratamientos farmacológicos, en especial antidepresivos y sedantes. Las investigaciones destinadas establecer cómo actúa el elemento responsable de su efecto antidepresivo siguen en curso.

Este elemento se denomina hipericina, un compuesto rojizo presente en muy pocas plantas. Junto a la hipericina y la seudohipericina, contiene flavonoides, ácido caféico, clorogénico, ferúlico y gentísico, abundantes taninos, y cumarinas, entre otras sustancias.

Propiedades curativas del hipérico

La medicina tradicional reconoce al hipérico una amplia gama de propiedades curativas, que se pueden resumir a continuación:

  • Antidepresivo: combate los síntomas depresivos, elevando el estado de humor.
  • Sedante: ayuda a conciliar el sueño y alivia los estados de ansiedad.
  • Antiviral: eficiente contra infecciones virales.
  • Astringente: eficaz para tratar úlceras cutáneas y heridas.
  • Antiespasmódico: ayuda a aliviar los dolores menstruales.
  • Antiinflamatorio: útil contra las hemorroides y en dolores de garganta y oído, colitis y faringitis.
  • Antiséptico: se usa en forma externa para curar quemaduras y tratar calambres.
  • Tónico digestivo: utilizado para tratar úlceras gástricas y duodenales y gastritis. Eficaz contra la acidez de estómago.
  • Antibiótico natural: elimina las bacterias y fortalece el sistema inmunológico.

Cómo actúa el hipérico

El hipérico se vale de uno de sus principales componentes activos, la hipericina, para inhibir la producción de una enzima corporal situada en el cerebro y que está directamente ligada a los episodios depresivos, la monoaminooxidasa (MAO).

Esta enzima puede minimizar distintas sustancias químicas del cerebro, como la serotonina, provocando una alteración en nuestro comportamiento. Al minimizar el efecto de esta enzima, se logra aumentar nuestra sensación de bienestar y elevar nuestra autoestima. El efecto terapéutico del hipérico es notablemente menor al de estos remedios convencionales, pero, a diferencia de éstos, no resulta incompatible con determinadas dietas alimenticias.

Probablemente los dos tipos de acción del hipérico armonizan bien para crear el máximo efecto reparador, sin provocar desvanecimientos, además de palpitaciones y taquicardia.

El hipérico, siendo un inhibidor natural de la recaptación de la serotonina, no provoca dolores de cabeza, náuseas, somnolencia, taquicardia, ni afecta la actividad sexual. Todo sobre juegos NFT, cuanto puedes ganar, si son entretenidos, Axie infinity y mucho mas Todo sobre juegos NFT

Por otro lado, no afecta la capacidad de concentración e inclusive puede reforzar los recursos de los que dispone el cerebro para enfrentarse a los problemas.

Además, el hipérico tiene un importante valor añadido sobre los medicamentos citados: su acción reparadora sobre el sistema inmunitario de nuestro organismo, lo que lo convierte en un antidepresivo muy completo. Es decir, que no sólo actúa contra las causas específicas que inciden en la depresión, como es la alteración emocional, sino que busca el bienestar global de nuestro cuerpo.

Presentación del hipérico

El hipérico puede adquirirse en establecimientos de medicina natural de productos dietéticos, y herbolarios y, claro está, en plena naturaleza.

Para infusión se utilizan las sumidades floridas, secas, que si son de buena calidad deben contener hasta un 0,2% de hipericina.

También se presenta en tintura, en preparados de aceite esencial para aplicar sobre heridas cutáneas, y en extractos.

El extracto seco se comercializa en forma de cápsulas y grageas.

El extracto líquido se presenta en frascos y puede ser consumido disuelto en agua o mezclado en zumo de frutas.

Cómo se consume el hipérico

No es fácil determinar la cantidad y la frecuencia más recomendable en el consumo del hipérico, puesto que en algunas marcas la esencia de esta planta se encuentra más concentrada que en otras. No obstante, la mayor parte de fuentes coinciden en señalar que la dosis óptima es de unos 900 mg diarios, distribuidos en tres tomas de 300 mg. Esta cantidad contiene una proporción estándar de 0,3% de hipericina. Se aconseja, por tanto, una primera toma al levantarse, la segunda unas 3 o 4 horas más tarde y, la última, 3 o 4 horas después de la anterior.

Para aquellos que desean beneficiarse de su efecto sedante, lo ideal es espaciar las tomas, de manera que la última coincida con el momento de acostarse. Ya sabemos que el hipérico induce al sueño y elimina la ansiedad, revelándose por tanto como un excelente remedio contra los trastornos que produce el insomnio.

El consumo del hipérico con planta seca se realiza en forma de infusión. Hay infusiones simples, a base de hipérico como único ingrediente, y otras más complejas, en las que se lo mezcla con otras plantas que tienen efectos tonificantes o sedantes, con lo cual se consigue ampliar sus efectos.

Infusión sencilla con hipérico

Ingredientes: flores de hipérico

Preparación:

Verter dos cucharadas de postre de flores de hipérico por cada taza de agua. Se deja hervir 1 o 2 minutos y se lo mantiene en reposo, tapado, durante 15 minutos más. Se pueden beber dos o tres tazas al día, coincidiendo con las comidas.

Para obtener un sabor más agradable, se puede endulzar la infusión con miel.

Flores secas del hipérico

La entrada El hipérico y sus efectos antidepresivos se publicó primero en Flores de jardín.

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20