El nombre común del Agapanto es “la flor del amor”, por lo que es el regalo ideal para esas parejas enamoradas. Esta preciosa planta es de origen africano, pero fue introducida en Europa en 1962. También es conocida como “Azucena de África” o “Lirio del Nilo”.

El Agapanto se utiliza para formar grupos en el césped, alrededor de los árboles, para macetas en terrazas y balcones. Las flores cortas se utilizan muy bien para la formación de ramos, duran mucho tiempo, siempre y cuando tengan el cuidado que necesitan. Por eso, al incorporarla a nuestro jardín va a dar una gran nota de color y belleza.

Pasos a seguir

  1. Lo primero de todo, es elegir el agapanto que queramos cultivar. Existen variedades de tamaño, desde las grandes a las enanas, así como ocurre lo mismo con los colores, desde el purpura hasta el blanco. En lo que se refiere a las variedades enanas, se pueden emplear para jardines mixtos, jardines pequeños o bien, para remarcar un borde.
  2. El segundo paso, es plantar el agapanto en el lugar que hayamos elegido. Para esto es necesario asegurarnos que el agapanto tenga el espacio necesario para que crezca y se desarrolle adecuadamente. Esta planta, es intolerante a la semisombra, ya que mientras más sombra tenga, más se reducirá su floración. La mayoría de variedades del Agapanto, resisten las heladas de forma moderada.
  3. El tercer paso es la preparación del suelo. La mayoría de Agapantos, toleran todo tipo y cualquier tipo de suelo, no obstante, el hecho de que crezca en un suelo bien fertilizado, sin exceso de acidez con compost, dará los mejores resultados.
  4. El siguiente paso, es plantar los rizomas del Agapanto. Para esto, podemos plantarlos en grupos si es un jardín grande, o bien, en filas tupidas para crear un camino de agapantos, que este lleno de color.
  5. El quinto paso, es regarlo con regularidad, mientras se establece en su nuevo medio. En comparación con otras plantas, es capaz de tolerar menos riego en estaciones veraniegas, incluso cuando en el resto de vegetación se hacen notar los daños de calor excesivo y de sequía.
  6. A continuación, a finales de invierno e incluso a principios de primavera, deberemos fertilizar esta bella planta. Lo ideal para esta especie, es emplear fertilizante o gránulos de liberación lenta.
  7. Por último, cortaremos las flores después de la floración. El fin de esta labor, permitirá al Agapanto que tenga la energía suficiente para que el año próximo tenga una floración espectacular. Además de aprovechar la poda de tallos y hojas secas.

No es necesario tener metros de terreno para poder cultivar estas hermosas flores. Tan solo es cuestión de actitud y un par de materiales para empezar a cultivar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here