Si hay algo que respira esta planta, es el ambiente caluroso y húmedo de una pluviselva tropical asiática.

Allí es donde estas Plantas jarro o Copas de mono crecen en los árboles cubiertos de musgo y envueltos en brumas. La alta humedad del aire, el calor y los insectos hacen que la planta esté en su elemento.

Si nosotros compramos esta planta primitiva, tendremos que esforzarnos al máximo por ofrecerle un clima comparable.

Empieza llenando las copas aproximadamente por la tercera parte con agua destilada o agua de lluvia. No dejes nunca que la tierra se seque. Rocía tu adquisición tropical casi diariamente, siempre con agua destilada o agua de lluvia.

Las hojas nuevas formarán también copas nuevas en sus puntas. Las copas viejas se secarán y se podrán cortar con facilidad.

Esta planta además capta insectos: ¿te puedes imaginar un ‘matamoscas’ más bonito? Gracias a la tierra abonada no hay una necesidad urgente para la planta de captar insectos, ¡pero siempre viene bien!

Emplazamiento
A la luz, pero no a pleno sol. Si quieres, resulta una opción colgar la planta en un lugar abrigado de la terraza, siempre y cuando la rocíes suficientemente. No la pongas encima de la calefacción por la baja humedad del aire.

Agua y abono
No dejes que se seque nunca, rocíala a diario y llena las copas hasta la tercera parte. Usa agua destilada o agua de lluvia. En el fondo no hace falta abonarla porque la tierra ya contiene muchos nutrimentos básicos, que han sido incorporados por el cultivador.

Temperatura
No permitas que la temperatura baje de 16 °C. Ten en cuenta que cuanto más alta sea la temperatura, más habrá que rociar.

Tenemos la obligación de contarte que la planta está destinada a fines decorativos y no es apta para el consumo.

Fotos y textos: Takeawaytrends

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here