Hablar de orquídeas es hablar de una gran familia de especies, siendo más de 50 las que se agrupan en ella y en realidad… muy pocas las que encontramos en el mercado de forma relativamente fácil. Y hablar de regalar una orquídea, es sinónimo de trasmitir un mensaje de belleza a quien se le regala.

Procedentes mayoritariamente de zonas de climas cálidos y sin heladas, como son las regiones húmedas o lluviosas de Asia tropical y subtropical (norte de India y Birmania, China, Japón, Malasia, las Filipinas, Borneo y norte de Australia), han sido el ‘valor ornamental de sus flores’ y las ‘facilidades de su cultivo’, los conceptos que han favorecido o no su presencia en el mercado.

Flores de Cymbidium

De las especies más importantes que podemos encontrar en floristerías, centros de jardinería, tiendas especializadas en el envío de flores a domicilio por Internet, etc. se encuentra la Cattleya, la Phalaenopsis y el Cymbidium.

En todas ellas se han desarrollado un gran número de variedades orientadas a buscar singularidades dentro de tamaños y colores de sus flores. Como anécdota, todas las variedades no se encuentran disponibles de igual forma en todos los mercados ya que son los gustos y modas de cada país, las que dictaminan que variedades se venden en cada uno de ellos.

Flores de Cymbidium

Centrándonos en los Cymbidium, una de las más populares y deseadas orquídeas del mundo debido a sus bellas flores, se pueden adquirir de diversas maneras según nuestro interés final. Entre ellas:

  • Una de las formas clásicas es ya incorporada en un conjunto floral.
  • Como planta completa cultivada en maceta, aunque esta modalidad no es muy frecuente.
  • En la modalidad de flor natural cortada, en varas florales en forma de racimo de flores que suelen superar perfectamente los 50 centímetros.
  • En flor individual protegida mediante una cajita que demás de protección al Cymbidium le realza si cabe aun más su belleza.

Flores de Cymbidium

En este último caso, circula un dicho que dice que las ‘cajitas con regaladas Cymbidium no se tiran ya que al final… tantas cajitas tienes… tantas veces te recuerdan lo bella que eres.

Pablo Sánchez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here