Este nombre se le da a a un pequeño y bonito arbusto llamado realmente “Adenium obesum” es muy conocido por sus esplendidas flores que contienen en la misma cinco pétalos de tres colores diferentes, rojo, blanco y rosa.

La rosa del desierto como comúnmente se le es conocida no tiene mucho que ver con la rosa en sí, si no realmente por el increíble tallo que esta tiene, alcanzando la altura de unos de unos 50 cm plantada en un macetero y sobre el metro y medio si lo hacemos en la tierra.

Esta planta proviene de países del sur donde pueden aguantar temperaturas elevadas pues son así mismo una especie de cactus que no requieren bastante agua.

Su crecimiento es bastante lento y su florece es en periodos cortos, aunque en verano podremos observar sus preciosas y olorosas flores.

Ahora te preguntaras ¿Será posible tenerla en casa?, ¿Qué cuidados requiere?, a lo que te respondemos que sí, este tipo de planta es una de las más apropiadas por no decir una de la mejor opción para el interior de nuestra vivienda y en ello se basan sus cuidados, los cuales son:

Iluminación: La planta en si como hemos contado anteriormente aguantan bastante bien el calor por ello su nombre y siempre la plantaremos en un lugar donde de pleno sol o en casos de viviendas donde la luz sea filtrada por la ventana, si no es así observaremos que las hojas de la rosa del desierto empezarán a caer y esta terminará por morir.

Temperatura: Es bastante aconsejable y por así recomendar que necesita temperaturas por encima de los 25ºC, si no fuera el caso podríamos dañar nuestra planta causando bastantes daños y en varios casos veríamos como sus raíces empiezan a pudrirse y a observar como sus hojas también tienden a caerse, si en el caso de que las perdiera podrían volver a recuperarse en la época de primavera.

Agua: La rosa del desierto puede aguantar muy bien la sequía, así mismo es conveniente regar una vez cada 15 días en verano y en época de invierno una vez al mes para así no tenerla con excesiva agua pues ocasionaremos el pudrimiento de raíces y con ello la muerte de nuestra planta.

Humedad: Muchos han demostrado que puede crecer en lugares y con climas muy secos con una humedad inferior a unos 40ºC. La humedad en exceso pude producir hongos en la misma, la caída de sus hojas y su pudrimiento llevando así a morirse.

Sustrato: Debe de crecer sobre un drenaje perfecto y arenoso para que las mismas raíces puedan secarse fácilmente y no mantener la humedad. Para ello podemos utilizar algunas pequeñas piedras y mezclar con una arena gruesa y algo de carbón vegetal, siempre intentaremos que sus raíces puedan tener una manera adecuada para que puedan respirar.

Abono: Es aconsejable abonarla con fertilizantes para cactus por su gran parecido a ellas y hacerlo en la época de verano unas 2 veces durante este tiempo.

Enfermedades: Siguiendo sus cuidados correctamente no tiene porque padecer ningún tipo de enfermedad aunque, si es cierto que es muy débil hacia los hongos, pulgones o moscas blancas que hay en nuestro entorno, y si fuera el caso solo necesitaríamos suministrarle insecticidas adecuados a ella y quitar las hojas dañadas si así fuera el caso.

Estos son los grandes cuidados que la flor del desierto necesita adecuadamente para su crecimiento correcto, siguiendo estas pautas no tendríamos ningún problema con ella sino poder admirar como realmente hemos hecho bien nuestra labor y observaríamos sin más lo bonita y llamativa que puede ser esta planta en el interior de nuestro hogar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here