Teléfono: 968 944 727

Tipos de substratos

23 septiembre 2008

» Strelitzia, últimas

Tipos de substratos

El substrato es el medio que se emplea para proporcionar a la planta el medio ambiente radicular ideal para su desarrollo, garantizando tanto el anclaje mecánico como el suministro de aire, agua y elementos nutritivos. Lograr este objetivo entraña una gran dificultad, ya que normalmente se emplean en contenedores con un espacio limitado. Por tanto es fundamental el uso de substratos de alta calidad que aporten la aireación, el contenido de agua y la capacidad de intercambio catiónico equivalente a un volumen mayor de suelo convencional.

Substratos para jardinería

Para lograr este propósito, el substrato debe poseer una serie de características  físicas, químicas y biológicas que determinarán su elección. Entre estas características destacan la estructura, el espacio poroso total, la capacidad de retención de agua, la salinidad o nivel de fertilización, el pH, etc. Desgraciadamente no siempre se dispone de información sobre estas propiedades en los envases de los substratos comerciales, lo que dificulta la elección. A continuación se dan unas pautas generales a tener en cuenta:

Estructura.- En general se debe buscar una estructura media, ya que una demasiada fina (aunque apropiada por ejemplos para semilleros) daría al sustrato una baja capacidad de aireación. No obstante la mayoría de sustratos comerciales tienen una estructura apta para el uso general.

Salinidad.- Es recomendable el uso de substratos con bajos contenidos en sales, con conductividades (medida empleada para cuantificar este parámetro) menores de 800-1.000 µS.

pH.- Un pH neutro o ligeramente ácido (entorno a 6) es el recomendado para la mayoría de las plantas.

Substratos para jardinería

Capacidad de aireación y de retención de humedad. Son parámetros que difícilmente aparecen en las etiquetas de los productos. Como norma general una mezcla de turbas de sphagnum suelen tener unos buenos niveles. Si a esta mezcla se le añade perlita, arena o lava volcánica se aumentará la capacidad de aireación de la mezcla (disminuyendo la capacidad de retención de humedad). Si en cambio se añade arcilla se obtendrá el efecto contrario.

Teniendo en cuenta las pautas anteriores se elaboran los substratos universales que sirven para el cultivo de la mayoría de las plantas. Como ya se ha nombrado en algún punto anterior, en su elaboración destacan las mezclas de turbas rubias o negras de sphagnum (musgo que crece en el centro y norte de Europa y que da lugar a la turba), puesto que cuentan con una baja salinidad, alta porosidad y gran contenido en materia orgánica. A estas mezclas se les puede añadir aditivos que mejoren alguna de sus propiedades, entre los más frecuentes se encuentran la arcilla, la perlita, el compost, las cortezas comportadas, etc.

Substratos para jardinería

Pero todas las plantas no tienen las mismas necesidades, y algunas de ellas requieren de substratos específicos para su cultivo. Entre estos substratos destacan los siguientes:

  • Plantas acidófilas.- Son plantas que provienen de ambientes con elevada pluviosidad, que dan lugar a suelos pobres y ácidos. Por tanto el substrato adecuado para ellas deberá tener estas características. Entre estas plantas destacan los rododendros, las camelias, las azaleas, etc.
  • Semilleros.- Para mejorar la unión entre semilla y substrato se suele recurrir a sustratos con una estructura más fina que los universales.
  • Plantas de exterior.- Estrictamente estas plantas no requieren de un sustrato específico, pero como normalmente se encuentran expuestas directamente al sol, se emplean substratos que retengan más la humedad.
  • Plantas verdes o de interior.- Como en el caso anterior el substrato universal sería válido para estas plantas, pero al tratarse de plantas en contenedores de tamaño medio-grande y con una longevidad mayor se recomienda el uso de substratos más fibrosos o gruesos.
  • Plantas acuáticas.- En este caso, hay que tener en cuenta que el substrato se encuentra sumergido, por lo que además de cubrir las necesidades de las plantas, deberán ser lo suficientemente pesados para evitar que floten.
  • Orquídeas.- Hay que resaltar que la familia de las orquídeas abarca un gran número de plantas, con necesidades diferentes. Aunque como norma general para este tipo de plantas se requiere substratos con una altísima capacidad de aireación, ya que muchas de ellas son de naturaleza epifita (es decir se desarrollan en los árboles, con raíces aéreas).
  • Cactus.- Para el óptimo desarrollo de los cactus se requiere substratos con un gran poder drenante que impida que el substrato tenga un contenido en humedad perjudicial para su desarrollo.
  • Bonsáis.- En el mercado existen substratos especiales para bonsáis, aunque en este caso y debido al gran número de especies de bonsáis existentes, se debería buscar un substrato específico atendiendo a la especie cultivada.
  • Rosales.-  En este caso, los substratos especialmente elaborados para este tipo de plantas, buscan cubrir sus especiales necesidades nutricionales.

Aparte de éstos también se pueden encontrar algunos otros substratos específicos (para cannabis, planta mediterránea, etc) pero son menos comunes. Mención aparte merecen las turbas o compost empleados como mejorantes de la tierra del jardín, o los substratos de ayuda a la plantación de árboles o arbustos de jardín.

Más información en el libro ‘Guia visual de Plantas de Jardín

Fernando Cuenca

 

2 Comentarios

  1. José Luis

    Me ha parecido un artículo muy completo. Seguiré sus consejos.

  2. Alba

    Gracias por este artículo y por todos los demas, gracias a ellos mi jardin esta empezando a dar un gran cambio,seguir asi!

Deja un comentario

Envio de flores a domicilio